lunes, 6 de octubre de 2008

Notas a pie de página.

Entrelacemos los dedos mientras quede un resquicio de luz en este ocaso.

Y sigue cántandome para que no me ensordezca el estruendo de la ciudad.




Pero es que aunque sepa que tienes ese algo... No es suficiente.

No hay comentarios: