viernes, 7 de noviembre de 2008

Zas.

Un rayo.
Un terremoto.
Una catástrofe.
Una palabra.

Y se derrumbó todo.



Me voy un rato a apartar los escombros, a ver si encuentro mi corazón entre ellos.

No hay comentarios: